El eCarsharing más barato, sencillo y claro de Madrid

La llegada de nuevos operadores al sector del alquiler de vehículos eléctricos por horas, como Car2Go, beneficia al cliente, al medio ambiente y a la movilidad urbana, en general. Que sea filial del alemán Grupo Daimler podría llegar a asustar a la competencia y monopolizar el mercado, pero en cuestión de precio, sencillez y claridad, Electricway se posiciona como número uno en los aspectos citados.

Así, por ejemplo, mientras Car2Go se lanza con un precio de bienvenida de 0,19 euros el minuto y 59 euros por el día entero, con un sobrecoste de 0,29 €/km después de los primeros 50 km, Electricway establece un precio de 3 euros por hora, con un máximo de 18 euros el día, sin sobrecoste por kilómetro. Es decir, transcurridos 16 minutos, el coste de Car2Go es más elevado, o lo que es lo mismo, casi cuadriplica el de Electricway. Además, el eCarsharing madrileño te asegura un precio fijo, mientras que con el alemán, al ser variable, tienes la incertidumbre de cuánto te costará. Cuando circulas por una ciudad como Madrid, es muy raro que el trayecto no te lleve, al menos, 15 minutos, sobre todo, si tienes que buscar aparcamiento, que exclusivamente se concentra en la almendra interior de la M-30, donde más difícil es encontrarlo. ¿Por cuánto te saldrá? Además, los Twizy pueden aparcarse en batería (si no hay señal que específicamente señale aparcamiento en línea) donde otros coches lo hacen en línea, posibilidad no contemplada para los smart.

Electricway-Un-voltio-por-madrid (19)

Por otra parte, el alquiler termina una vez cierras el coche. En ese momento, cualquier otro usuario puede disponer de él y tendías que buscar otro, mientras que los Twizy de Electricway no tienen circunscripción territorial y durante el periodo reservado está a disposición exclusiva del usuario.

Además, la multinacional alemana obliga al alquilador a llamar por teléfono si el coche no se encuentra en perfectas condiciones, de forma que habría que añadir el precio de la llamada. Es más, si los daños en el coche, la avería o la suciedad así lo aconsejasen, puede cancelar la reserva, dejando al usuario compuesto y sin novia, como suele decirse. Electricway asegura que sus coches están en perfectas condiciones de uso, revisados tras el alquiler, y sólo tienes que preocuparte de conducirlo desde la hora reservada. Dicho de otra forma, la disponibilidad de los vehículos de Electricway es mucho más segura.

Cliente y mecánico

El capítulo 9 de las Condiciones de Contrato de Car2Go se refiere a “Obligaciones y prohibiciones generales del Cliente”. En su apartado e) dice que el cliente debe “asegurarse de que el vehículo car2go sólo se utilice cuando esté en un estado que garantice la seguridad operativa y en carretera”. ¿Significa esto que el usuario debe tener nociones de mecánica? Es más, en el apartado 3 señala que “el alquiler de un vehículo car2go eléctrico con batería que esté a un nivel inferior al que se muestra en el indicador de carga del vehículo solo podrá finalizarse en un punto de carga de car2go (…). El Cliente está obligado a aparcar el vehículo en un punto de carga en un espacio para aparcar designado a tal efecto y a iniciar el proceso de carga. Una vez realizado este proceso, el Cliente podrá iniciar la finalización del alquiler individual. O sea, que ya no lo puedo dejar dónde quiera, sino donde me señalen. ¿Y si el nivel de carga al subir al coche no cumple mis expectativas? Electricway, por el contrario, ofrece los coches totalmente cargados y facilita una tarjeta de recarga por si fuera preciso usarla.

electricway-carsharing-madrid-Car2go

Otro apartado que me ha llamado profundamente la atención se refiera a la finalización del alquiler. Entre otros, sólo puede concluirse “si puede establecerse conexión a través de teléfono móvil en la ubicación del vehículo car2go. Cuando no sea posible en un caso excepcional, el Cliente tiene que cambiar la situación del vehículo car2go para cumplir con lo anterior”. Y añade el apartado 6 que “si el alquiler no puede quedar finalizado por algún motivo, el Cliente lo notificará a car2go y permanecerá junto al vehículo hasta que el centro de servicios haya tomado una decisión sobre el modo de proceder al respecto”. Electricway, sin embargo, obliga a recoger y entregar el coche en el mismo sitio (c/Linneo, 7), asegurando la disponibilidad para terceros, sus buenas condiciones para conducir y el nivel de carga; es decir, no hay condicionantes temporales.

Tiempo y dinero

En caso de que el coche se averíe o tenga un accidente, las pérdidas de tiempo son incalculables y las de dinero, en principio, no deberían ir más allá de la franquicia de 500 euros. Así Car2Go señala que “en caso de accidente tras el cual el vehículo no pueda ponerse en funcionamiento, el alquiler finalizará a más tardar en el momento de la entrega del vehículo a la empresa que remolque el vehículo” (más dinero).

En otro capítulo establece que “el cliente se asegurará de que cualquier accidente en el que se vea involucrado el vehículo car2go conducido por el Cliente sea comunicado y registrado por la policía. Si la policía se niega a registrar los detalles de un accidente, el Cliente informará al centro de servicios car2go en este sentido por teléfono sin demora injustificada y facilitará las pruebas correspondientes, en su caso” Y añade “el Cliente solo podrá dejar el lugar del accidente una vez que haya finalizado el registro de los datos del accidente por parte de la policía; se hayan tomado medidas para conservar las pruebas y mitigar los daños en coordinación con car2go; y el vehículo se haya entregado a una empresa de servicios de grúa, se haya depositado de forma segura en coordinación con car2go o haya sido retirado por el Cliente.

En cuanto a la franquicia de 500 euros, Car2Go señala que “en caso de accidente cuya responsabilidad sea atribuible al propio Cliente, la responsabilidad del Cliente también será extensible, hasta el importe de la franquicia acordada, a los daños indirectos, como los correspondientes a honorarios de expertos, coste del servicio de grúa, reducción en valor, coste de la pérdida del importe del alquiler, incremento de la categoría de la prima de seguro del tenedor, o de costes administrativos adicionales”. O sea, que das por perdidos los 500 euros.

Como resumen, antes de alquilar un coche eléctrico debes leer con tranquilidad las condiciones del contrato para no encontrarte con sorpresas indeseadas y tener en cuenta que el trato humano en el eCarsharing es preferible, por ahora, al de las máquinas e internet.

Juan Luis

Licenciado en Ciencias de la Información, siempre he tenido la suerte de escribir sobre aquello que más me gusta, el automóvil y su mundo. Como buscador de palabras que soy, intento poner musicalidad al runrún de los motores para que su lectura sea más amena y divertida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *