El scooter eléctrico frente al de combustión

Si bien el precio de adquisición de los scooter eléctricos es más caro que otro de similares características de combustión, esta diferencia se amortiza rápidamente por el bajo coste energético y de mantenimiento. Así, mientras un scooter eléctrico consume 0,60 euros cada 100 km, uno de combustión requiere 6 euros para la misma distancia. Además, mientras el mantenimiento del eléctrico se centra exclusivamente en la parte ciclo; es decir, ruedas y frenos, pues no dispone de piezas de rozamiento y desgastes; en los de combustión hay que hacer frente a gastos tales como correa, filtros, bujías, tubo de escape…. En el siguiente gráfico puede verse de forma muy clara.

Graficos información ScutumPor otro lado, sois varios los que os habéis interesado por los scooter eléctricos de la marca española Scutum. Así que, hemos recabado información de características técnicas y precios, que os mostramos a continuación:

Características técnicas scooter Scutum

Graficos información Scutum

Precios Scutum

Graficos información Scutum

Como podéis comprobar, el Plan Movea contempla una ayuda a los scooters eléctricos, que reduce el precio de adquisición hasta el 40%. De hecho, dicho Plan está dotado de 300.000 euros de ayudas, equivalente a 130 unidades. El límite de vehículos subvencionables es de 35 para personas jurídicas y de 1 para personas físicas y son ayudas compatibles con otras análogas de Comunidades Autónomas, entes locales o Unión Europea, siempre que no se supere el importe del vehículo antes de impuestos.

En operaciones de renting solo serán subvencionables si el contrato tiene una duración mínima de dos años desde la fecha de publicación del Real Decreto.

El importe de las ayudas, antes de IVA o IGIC, es de 1.500 euros. En todos los casos, se requiere una autonomía de, al menos, 70 km y el precio debe ser inferior a 8.000 euros. El programa de ayudas termina 15 de octubre de este año o cuando se agoten los fondos.

Juan Luis

Licenciado en Ciencias de la Información, siempre he tenido la suerte de escribir sobre aquello que más me gusta, el automóvil y su mundo. Como buscador de palabras que soy, intento poner musicalidad al runrún de los motores para que su lectura sea más amena y divertida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *