Kia Soul EV: El rayo azul

Precio, autonomía e infraestructuras de recarga son los clavos en la cruz del vehículo eléctrico. Bueno, más que son, eran, porque los últimos modelos han bajado de forma importante el precio y han disminuido el consumo y aumentado la capacidad de los acumuladores, de forma que ha crecido la autonomía. La tercera punta sigue en fase de escolarización y necesita mejorar.

El precio, gracias a las ayudas estatales, se ha rebajado considerablemente. También porque los constructores han encorsetado los costes y, sobre todo, porque el ingenio ha sufragado el escollo más importante, el elevado valor de las baterías. Unos, como Renault y Nissan, dando opción al usuario a comprar o alquilar el acumulador. Otros, como nuestro protagonista, financiando sin coste los 8.316 euros de la batería, a razón de 99 euros mensuales durante 7 años. De esta forma, el Kia Soul EV cuesta 15.990 euros (24.306 euros si no se financia) y 19.106 euros (27.306 euros) con toma CHAdeMO, que realiza una recarga rápida del 80% en aproximadamente media hora.

Dura y dura

Como las pilas Duracell, la batería del Kia Soul EV dura y dura. Otro escollo que la marca asiática ha salvado y que la sitúa en cabeza en cuestión de autonomía. Para ello, emplea un acumulador de polímero de ión litio, en el que los cátodos de las celdas tienen un alto contenido en níquel NCM (níquel cobalto manganeso), que resulta decisivo para que supere los 200 km con una sola carga. El tiempo de recarga oficial es de unas 5-7 hora en un enchufe de 10 amperios y 230v, si bien en la realidad se nos fue a casi 10. Con CHAdeMO alcanza el 80% de la carga en 30 minutos, aproximadamente.

Kia Soul EV: El rayo azulPara obtener mayor autonomía se ha trabajo en dos campos, la reducción del consumo energético y los modos de conducción. El primero, mediante una nueva tecnología HVAC que utiliza una avanzada y eficiente bomba de calor, un sistema de admisión inteligente del circuito de aire acondicionado, ventilación sólo para el conductor y climatización programable.

En cuanto a los modos de conducción, integra un sistema de frenada regenerativa de tres intensidades para recuperar la energía liberada en las fases de retención y frenada, además de contar con dos posiciones en el cambio, Drive y Brakes, éste con mayor aportación de frenada regenerativa. Asimismo, pulsando el modo Eco se optimizan las prestaciones y el consumo energético de calefacción y aire acondicionado, ampliando la autonomía. Sin mucho esfuerzo, pero siguiendo la principal pauta de la conducción eficiente, la anticipación, se superan fácilmente los 170 km. Prestando más de atención y poniendo los cinco sentidos, es fácil superar esa autonomía oficial de 212 km.

Mayor calidad

Por fuera, el Soul EV se diferencia del resto de la gama en la parrilla, donde se encastran los puertos de recarga; en el diseño de los parachoques, en el bitono exclusivo azul con techo en blanco o blanco con techo azul de la carrocería, en las llantas carenadas de 16” y en los emblemas de versión. En el interior, ajustes y materiales son de mejor calidad y el diseño está mejor orientado hacia la conducción, al introducir por primera vez en un modelo de la marca el cuadro de instrumentos de led orgánico, con un reloj digital a la derecha que, en marcha, nos informa si somos eficientes en la conducción, el nivel de batería restante y la autonomía estimada. Este último es demasiado voluble y poco preciso. En el centro se ubica el ordenador de viaje, con datos de flujo de energía, ajustes, equipo de audio… y a la derecha, el velocímetro, que marca la velocidad en el centro y la intensidad con la que pisamos el acelerador en un reloj calibrado, que mediante colores nos indica nuestra eficiencia con el pedal. En el centro de la consola, fácil de consultar y manejar, se aloja la pantalla de 8”, que incluye funciones específicas de consumo energético, batería disponible, búsqueda de estaciones de recarga próximas, navegador con distancia de conducción… Asimismo, desde esta pantalla táctil puede también programarse la carga y el equipo de climatización.

Kia Soul EV: El rayo azul

La posición de conducción se consigue fácilmente, ya que volante y asiento se regulan en altura y profundidad. Detrás, las baterías hacen perder 80 mm para las piernas, pero la nueva disposición de la banqueta, que eleva las rodillas, consigue mayor amplitud y, como en el resto de la gama, pueden viajar tres adultos de más de 1,80 metros, aunque el central, con una plaza dura y poco ergonómica, viajará más incómodo. Donde sí hay diferencias es en la capacidad del maletero, que se reduce de 354 a 281 litros y de 1.367 litros con los respaldos tumbados a 891 litros, con una alojamiento debajo para el cable de carga, el kit reparapinchazos y los triángulos de emergencia.

Rápido, silencioso y dinámico

El Kia Soul esconde un motor eléctrico que eroga 110 CV y que se acopla a una caja de cambios de relación única, que le llevan a los 145 km/h y a acelerar de 0 a 100 km/h en 11,2 segundos. Visto así, son unas prestaciones normalitas, pero cuando notas cómo acelera y recupera, gracias a esos 29,08 mkg de par máximo que te entrega instantáneamente, la cosa cambia. Basta poner la palanca de D y pisar el acelerador para que salga como un rayo, como demuestran esos 3,9 segundos que invierte en recuperar de 30 a 70 km/h o los 9,3 en pasar de 80 a 120 km/h. Impresiona aún más por la ausencia de ruido, vibraciones y asperezas… por su refinamiento.

Kia Soul EV: El rayo azul

Al volante, la posición elevada de conducción ayuda a anticipar. Así, ante cualquier parada, basta levantar el pie del acelerador para que el Soul vaya deteniéndose poco a poco a la vez que carga la batería. Si la velocidad es más elevada, pasas el cambio a la posición B (Brakes) y notas como la retención es mayor, igual que el nivel de recarga. Destaca su agilidad callejeando y el mínimo consumo de energía, con continuas recargas en cuanto levantas el pie del acelerador o frenas. Pero, sin duda, su principal virtud es el confort de marcha. Un confort de marcha que en autovías y autopistas se transforma en placer de conducir, aunque el leve silbido del motor, que no molesta, se deje oír en el habitáculo.

El Soul EV, además, muestra un enorme potencial dinámico en carreteras de montaña. Su menor centro de gravedad, mayor rigidez torsional y mejor calibrado de suspensiones, junto a la inmediata respuesta del motor, refuerzan una fulgurante entrada en curvas cerradas, con mínimo balanceo. Con el volante en posición Sport (mayor dureza), las ruedas copian las órdenes del conductor y el Soul EV rueda sobre raíles. Ni forzándole mucho pierde la compostura y sólo alguna ligera levantada de rueda te avisa de que estás cerca del límites. Apoya perfecto en curvas y enlaza unas con otras con gran rapidez y sin movimientos parásitos. Con ligeros retoques, sería un excelente eléctrico de rallys.

De los días de pruebas, dediqué cuatro de ellos a conducir de forma eficiente y tres a dar gusto al pie derecho. En los primeros obtuve una autonomía de 220 km, mientras que en los segundos hubo de todo: en conducción normal hice unos 180 km y apurando alcance los 140 km. Por autonomía, comportamiento, precio y, en general, por lo bien que “camina”, el Soul EV se ha ganado un hueco entre mis eléctricos preferidos y ha escalado posiciones con la seguridad que me dan sus 7 años o 150.000 km de garantía y con la segunda puntuación más alta de toda la industria de automoción, que ha conquistado en el Estudio Inicial de Calidad 2015 de J.D. Power.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

ficha técnica kia soul

Juan Luis

Licenciado en Ciencias de la Información, siempre he tenido la suerte de escribir sobre aquello que más me gusta, el automóvil y su mundo. Como buscador de palabras que soy, intento poner musicalidad al runrún de los motores para que su lectura sea más amena y divertida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *